DALE PLAY Y PONELE SONIDO AL DIARIO

miércoles, 11 de agosto de 2010

Y TU ABUELA EN TANGA

A manera de distenderme y olvidarme un poco de todo aquello que por estos días han hecho mi vida un tanto triste he desidido volver a la acidez del limón, y que mejor anécdota para volver a las raíces que esta que aqui les vengo a contar.
Era una noche de esas en las cuales la temperatura comienza a descender y yo aun tenia una pequeña cama de una plaza y un colchón que era casi una feta de jamón. Fué en la época en la cual recopilé la mayor cantidad de historias raras y comencé a saber mas de mi...y de la naturaleza de los otros.
Esa noche estuve conectado a una linea telefonica de encuentros-sexuales,amorosos y a hasta del tercer tipo- e hice contacto con un muchacho que vivia cerca de mi casa y arreglamos un encuentro y desde el principio las cosas no anduvieron bien.
En teoría vivía a unas veinte calles de donde yo vivo pero en la práctica le tomó mas de dos horas llegar con lo cual mi predisposicion iba cambiando y disminuyendo con cada minuto perdido.
Finalmente llegó y lo primero que dijo fué
-¿Tenés un poco de soda? Con la respiración entrecortada y con gotas de sudor en el rostro.
Pudo haberseme ocurrido cualquier cosa que podía llegar a pedirme pero soda era como pedirme un mondadientes-escarbadientes- y escarbarse los dientes frente a mi.  Tenía gaseosa, jugo, agua en la heladera pero el queria soda y no se porque motivo ese pedido me descolocó y me dijo que las cosas seguirían decayendo.
El designio no falló.
Entramos a la habitación-el iba detras mio-, me senté en un rincón de la cama y cuando levante la mirada, para decir algo y liberar un poco de tensiones, él ya estaba desnudo salvo por su ropa interior...su diminuta y llamativa ropa interior.
Si hasta ese momento mis ganas, mi exitación habia disminuido, al ver lo que el llevaba puesto en ese momento todo entuciasmo sexual huyó despavorido.
Llevaba puesta una tanga y no una de esas que usan los hombres, si se quiere los stripers, sino una tanga de mujer color rosa con el rostro de Kitty sonriente por todos lados...
Lo único que se cruzó por mi mente en ese momento fue una frase que solía decir una vieja amiga cuando queria terminar una discusión que ella habia empezado pero que ya no sabia como mantener su punto de vista:
"Y tu abuela en tanga"
Tan descolocado como dicha frase  me encontraba yo y mi cuerpo se negó a moverse.  El visitante se acostó sobre la cama y dejó en libertad su miembro erecto y con una de sus manos tomó la mia y la puso sobre su pene.
-Dale papi. me dijo pero mi mano seguia muerta como mi libido
Entonces comencé a abrir la boca para decir algo cuando noté que ademas de la tanga el ardiente caballero traia una especie de goma, de esas que se usan para recogerse el cabello, sujetando sus testículo. Era blanca o lo fue en algun tiempo y quien sabe cuanto estuvo alli metida, preferí no averiguarlo y busqué el valor y le dije:
-Sabes que no va poder ser...emmm...
-Dale vení, tocámela, dale...arrastró las palabras metido en una especie de transe.
-No...no me va esto, va ser mejor que te vayas. Dije suavemente como temeroso de su reacción.
-Bueno dejame acabar por lo menos. Y dicho esto se dispusos a autocomplacerse. Yo observaba el piso y pensaba en mi abuela en tanga.
Por fin terminó su labor, se vistío y cuando estabamos saliendo dijo:
-¿No tenés cinco pesos para un taxi?
Lo miré no creyendo que sea posible esa situación y contesté:
-No, la verdad que no...Y salimos a la vereda.
Cuando se despidió dijo con una sonrisa en la cara:
-Bueno espero que volvamos a vernos...
-¡Si! ¡Y tu abuela en tanga! Respondí dando gracias a Dios porque aquella velada al fin habia terminado.

2 comentarios:

  1. Muy bueno Alex, la verdad es para descolocar a cualquiera...si mi cita de la noche aparece con un tanguita como ese me da un ataque y eso que la jerukiti me gusta un montón. Me alegra que vayas recuperando tu faceta de "cuentacuentos".

    Mil besos Mediterráneos

    ResponderEliminar
  2. "caballero traia una especie de goma, de esas que se usan para recogerse el cabello, sujetando sus testículo. Era blanca o lo fue en algun tiempo y quien sabe cuanto estuvo alli metida,..."

    ¡Ay, que todavía me estoy riendo!

    ¡Saludos!

    ResponderEliminar