DALE PLAY Y PONELE SONIDO AL DIARIO

martes, 22 de junio de 2010

NO TE PONGAS LOS RULEROS QUE HOY NO SALIS EN LA FOTO

Que expresión tan graciosa para decir "no te pongas contento que esto no es para vos".
Las muñecas no son para vos, los varones juegan solo con varones, los nenes no lloran ¿Cuándo vas a tener novia?¿No te gusta ninguna chica? Los varones no cocen, no cocinan, no dibujan, no hacen manualidades, juegan al futbol, sudan, tienen olor a macho no a johnson´s baby ni a Hallowen...en fín, los hombres no se enamoran de otros hombre porque sino Dios los castiga.
En muchas oportunidades he pensado que era verdad, que Dios me castigaba por pretender tener lo que no estaba echo para mi y renegué contra él y volví a amarlo pero siempre una cierta sensación de culpa dormía en mi interior.
Me he sentido ridículo al sentirme enamorado de otro hombre y muchas veces me ha dado verguenza mi tono de vos -jamas he impostado la voz, siempre fue suave, femenina, es mi voz natural- y desde que tengo memoria la he tenido así.
Pero todo esto no tiene comparación con la sensación de ridículo cuando se es victima de un engaño y luego uno se da cuenta que todo estaba mas que claro.
Este es el caso, una vez mas, de un amor trunco, de algo que creí, me emocioné, me predispuse, me entregué a pesar de los temores, con la certeza de que nada era como se mostraba pero decidiendo ignorar el hecho.
Tal vez mis ojos sean demasiado indiscretos y cuenten a todo el que los mire lo que en mi interior se encuentra, todo aquello de lo que carezco y ancío tener: amor y contención.
Lo sé, soy presa fácil y aquella vez un ramo de rosas blancas doblegaron mi poco firme barrera y me entregué a una historia que necesitaba vivir.
Luego volvi a casa con el alma en el aire y un ramo de flores en la mano, escuché las burlas de algunos a lo lejos, no me importaba, estaba orgulloso de caminar como una novia al altar.
Llegué a casa, coloqué las rosas en un jarrón, fui a mi habitación, me tire en la cama y suspiré de complitud.
Le envié un mensaje muy dulce al asesino y este aun respondia de la misma manera.
Es increible la capacidad idiota de creer en los desconocidos y le conté de mi felicidad a todo el que se cruzara en mi camino y me pavoneé con mis rosas haciendo gala de mi nueva situación sentimental...
¡Flor de pelotudo! Diría mi abuelita.
Al otro día por la tarde sonó el telefono y era él del otro lado.
Voy a citar una sola frase que será mas que suficiente para explicar el motivo de la llamada:
"No sos vos, soy yo"
Como diría mi madre " Te hizo la pera".
Escuché solo esa frase y corté con la garganta imposibilitada de emitir sonido alguno, tomé el ramo de rosas que descansaba en el jarrón sobre la mesa y, con todas las fuerzas de las que era capaz en ese momento, las azoté contra el piso y luego salté sobre ellas hasta no dejar un capullo con un solo pétalo.
Mi vecina observaba el ataque de ira desde la ventana de su cocina y ponía cara de "no entiendo".
Yo por mi lado comenzé a desbordad las lágrimas, no por el fracaso sino por mi absoluta ingenuidad, por sentirme burlado, timado, estafado por  ponerme esos extraños tuvos de plástico en el pelo y querer salir en la foto...No mi amor, no te pongas los ruleros que hoy no salis en la foto.

No hay comentarios:

Publicar un comentario