DALE PLAY Y PONELE SONIDO AL DIARIO

martes, 15 de diciembre de 2009

C o M o Se Va E l A g U a...

El sol entró muy temprano por la ventana de mi habitación pero no fue eso lo que hizo que me despertara de mi sueño niño, sino la música de una época anterior y el olor a la lavandina: era sábado y mamá había comenzado al lavar el piso de la casa.
Fuí acostumbrando mis ojos a la luz del día, de a poco me incorporé en mi cama y mis pies sintieron el frio piso de color rojo. Sin hacer ruido alguno me acerque al umbral de la puerta de la habitacion y desde alli, sin que se diera cuenta, observe a mi madre realizar sus quehaceres.
Vi su largo vestido tan estrafalario como su misma personalidad, era rojo y tenia enormes flores amarillas, verdes y azules; el delantal siempre puesto como parte de su cuerpo y los guantes de goma naranja para no arruinarse las manos con la lavandina.
Ella cantaba y con un valde derramaba agua aqui y allá, con una vieja escoba refregaba el piso y formaba espuma...todo con una delicadeza que jamas volvi a percatar en alguien mas.
Su piel blanca hacia resaltar a un mas el color de su vestido y su cabello corto dejaba ver un lunar justo sobre la nuca. Ella cantaba y cantaba y parecia que todo al rededor se hubiera detenido, el tiempo no transcurría, el viento no soplaba, los pajaros posados en el ceibo de la vereda apenas se movian y hasta yo mismo estaba hipnotizado por su presencia.
No se exactamente cuanto tiempo estuve observandola pero me pareció infinito, queria quedarme asi para siempre, sintiendo su voz, el aroma de su piel, su energia desbordando la casa y mi corazón.
Ya han pasado algunos años desde aquella mañana y yo ya no soy un niño ni ella esta en este mundo, ya no veo el ceibo de mi casa florecer cada primavera ni a los colibries posarse en sus flores. Ya no escucho aquella vieja musica y no veo un estrafalario vestido por las mañanas, ya no tengo el amor incondicional del que solia disfrutar...todo aquello se ha ido, mi niñez, el sol, el amor...todo se ha ido, como se va el agua con olor a lavandina.

3 comentarios:

  1. NO TENGO NINGUNA DUDA, QUE CUANDO DE ESCRIBIR SE TRATE LA UNICA FORMA DE HACERLO, ES CONTANDO LO QUE UNO CONOCE, Y VOS LO HACES MUY BIEN; TE CONOCES MUY BIEN, Y ESO TE DA VUELO EN LO QUE ESCRIBIS, MIRA EL PENDEJO EL MAGICO MUNDO INTERIOR QUE EXPONE CON VALENTIA? HASTA DIRIA, DESAFIANTE!!!ME GUSTO MUCHO Y QUIERO MASSS!!!!!!

    ResponderEliminar
  2. Nuestras viviencias son tan sentidas que se relatn con mucha fluidez. Yo también estos días tengo la melancolía de haber perdido la adolescencia, y con la sensación de haber desaprovechado parte de ella

    Escribes bien. Te seguiré y me pondré al día.

    Saludos!

    ResponderEliminar